/

No dejes que las trivialidades te abrumen

No dejes que las trivialidades te abrumen

Cómo lidias con las situaciones diarias que te producen fastidio? Por ejemplo, cuando no encuentras tu suéter, o quedas varada en un embotellamiento, o la cafetería tomó mal tu pedido una vez más ¿conservas habitualmente la calma o la pierdes con facilidad? A veces, todo lo que se necesita son unos pocos minutos de negatividad y pesimismo para terminar en una embestida de rabia y exasperación.

Para muchas personas, es una lucha no permitir que esas nimiedades las molesten. Sin embargo, la frustración y la ira son tóxicas para nuestros cuerpos, mentes y almas. No pases tu vida molesta por cada pequeña tontería. Mantén estos consejos en mente cuando encuentres que la frustración está apoderándose de ti:

Deja la queja

Un conductor se te cruzó en el camino al trabajo esta mañana. ¿Te quejas del incidente en la carretera con todos los que te encuentras ese día? Protestar para desahogarte es comprensible, sin embargo, si lo haces todo el tiempo lo único que logras es profundizar ese sentimiento negativo que sentiste en primer término. La próxima vez que estés molesto por algo similar, intenta dejar fluir tu frustración hasta que disminuya en lugar de hablar de ello constantemente.

Nombra el sentimiento por su nombre

Cuando te sientas irritada por algo, detente a pensar: "¿Por qué estoy realmente tan molesta?" Nos distraemos fácilmente por el sentimiento inmediato y no siempre nos damos cuenta de que hay una causa subyacente en todo ello ¿Te molesta o te asusta, o te sientes inseguro o estresado? Si te irritas fácilmente con nimiedades, tal vez es momento de preguntarte qué hay en realidad detrás de esa queja constante.

Contempla la imagen en su totalidad

¿Esto importará en cinco minutos? ¿En cinco días? ¿Cinco años? Si no es así, ¿realmente vale la pena dejar que esto te moleste? Claro, el cajero de la tienda fue grosero contigo y no estuvo bien su actitud, pero ¿realmente es tan grave la frustración como para llevarla contigo durante el resto del día? Cuando esto suceda, intenta tener una visión más amplia de lo sucedido. Después de todo, una breve interacción con un cajero grosero es solo un pequeño momento de tu vida. Piensa en todas las cosas buenas que tienes a tu favor y  considera todas las cosas por las que estás agradecida.

Practica la compasión

Tu nuevo colega sigue haciendo un millón de preguntas, incluso sobre cosas que ya le has explicado y sientes que tu paciencia se está agotando. Si sientes que tus frustraciones comienzan a hacerse cada vez más evidentes, tómate un momento para mirar las cosas desde otra perspectiva. ¿Quién no ha sido nuevo en el trabajo y tiene miedo de echarlo todo a perder? Puede parecer molesto, pero sus intenciones parecer ser buenas y solo necesita de tu ayuda. Respira hondo y profundo, y trata de reemplazar la frustración con compasión y comprensión.

Encuentra algo de tiempo para ti misma

Incluso las personas más sociales necesitan algún tiempo a solas. La vida puede ser difícil. Se vuelve agitada y estresante. Demasiadas presiones sociales y responsabilidades de la vida diaria hacen que las pequeñas cosas te fastidien y no puedas lidiar con ellas. Cuando la vida se ponga difícil, tómate un tiempo para ti. Evite las distracciones, tranquiliza tu mente y pasa un tiempo a solas, relajándote o haciendo algo que disfrutes.