/

El poder de las lluvias de meteoros

El poder de las lluvias de meteoros

Si el cielo está despejado este fin de semana, prepárate para presenciar un espectáculo único desde las alturas. La lluvia de meteoros Perseidas llegará a su máximo esplendor entre el 11 y el 13 de agosto, con una luna nueva apenas visible que promete condiciones ideales de observación.

Cada verano, la tierra pasa a través del rastro de escombros del cometa Swift-Tuttle, desplegando una lluvia de meteoros que parece provenir de la constelación de Perseus. La gente se ha sorprendido de eventos celestiales como éstos mucho antes de que entendiéramos algo acerca de ellos. Los meteoritos, los cometas y los asteroides se consideraban objetos misteriosos enviados desde el cielo y a menudo se asociaban con la religión, la superstición y la espiritualidad.

En el catolicismo, la lluvia de meteoros Perseidas a veces se conoce como "las lágrimas de San Lorenzo". San Lorenzo, una figura parecida a Robin Hood, fue ejecutada por los romanos el 10 de agosto en el año 258. Dado que las Perseidas tienden a alcanzar su punto máximo alrededor del 10 de agosto, se dice que son las lágrimas que derramó durante su martirio.

Algunas culturas interpretan la aparición de objetos celestiales como un regalo de un poder superior, mientras que otras culturas piensan que tales eventos son malos presagios. Las tribus indígenas como Kawaiisu creen que los meteoros que caen son un signo de enfermedad y muerte. Y en algunos lugares de Asia, se dice que las estrellas fugaces son lágrimas de la luna y señalan conflicto y destrucción. En el siglo XVII, en Inglaterra, algunos creían que los cometas predijeron la peste y el gran incendio de Londres que le siguió.

Algunos grupos indígenas, como los Pawnee y Yolngu, incluyen a los meteoros y las estrellas fugaces como parte de sus historias sobre la reencarnación y las almas que mueren y ven a estos eventos como buenos augurios. En la antigua Grecia, un astrónomo llamado Ptolomeo afirmó que las estrellas fugaces aparecían cuando los dioses abrían el cielo para observar a los humanos debajo. La gente comenzó a pedirle deseos a las estrellas con la esperanza que los dioses estuvieran escuchando en ese mismo momento.

Incluso hoy, aunque la ciencia nos ha dado explicaciones racionales sobre las cosas increíbles que vemos arriba, no podemos evitar asignarles cualidades místicas y mágicas; y tal vez por una buena razón. Muchos creen que los eventos cósmicos, como las lluvias de meteoros, tienen un fuerte efecto sobre nosotros. Por ejemplo, se cree que las Perseidas nos iluminan el camino para guiarnos hacia la nueva dirección que podemos estar buscando en ese momento.

No te sorprendas si te descubres inspirado este fin de semana. Toma una manta, ve afuera después de la puesta del sol y sumérgete en las Perseidas. Tómate un tiempo para escuchar la sabiduría que el universo te ofrece. Medita, escribe o simplemente observa. Hagas lo que hagas, deja volar tu imaginación y aflorar tu intuición!