/
60% descuento en la primera sesión - valor máximo $25 Selecciona el cupón y obtén la mejor lectura que alguna vez hayas experimentado! Elige a tu Psíquico

Cómo mejorar tu relación

¿No sería fantástico que las relaciones funcionen de la misma manera que en las comedias de televisión? Todo el mundo la pasa a lo grande en la vida y cuando los desafíos borbotean se resuelven fácilmente en media hora. Por desgracia, no suele ser así en lo cotidiano. Las relaciones reales y saludables requieren tiempo, energía y trabajo duro. A veces, especialmente si tú y tu pareja han estado juntos mucho tiempo, podrían sentir que la relación está estancada e incluso se ha tornado aburrida. Pero, con un poco de esfuerzo adicional puedes recargar tu relación y re-encender la chispa del amor. Mientras que los gestos grandes y exagerados son agradables de vez en cuando, las pequeñas cosas y las acciones diarias pueden traer grandes cambios.

Di cómo te sientes: poner las emociones en palabras puede ser intimidante y dar miedo. Sin embargo, no expresar tus sentimientos deja a tu pareja adivinando. Si te sientes enamorado, dichoso, frustrado o confundido, tu compañero merece tu comunicación abierta, honesta. Los recordatorios verbales frecuentes como hacerle saber que te importa, que estás orgulloso de ella/él y que disfrutas de su compañía, pueden ayudar a construir la base de una relación sólida.

Respalda tus palabras con acciones: Las palabras no son suficientes si no son apoyadas con acciones. Muestra a tu compañera/o que es verdad lo que dices, demostrando amor de pequeñas maneras diariamente. El afecto físico y el tiempo que pasan juntos son dos formas importantes de demostrar amor. Más allá de los abrazos y besos, considera el estrés y el trabajo que tu pareja tiene cada día y trata de encontrar pequeñas maneras de aligerar su carga. Pequeños actos de bondad, como lavar espontáneamente los platos o cocinar su comida favorita, pueden deleitar a tu pareja y mostrar que le importas.

Desarrolla tradiciones: todos los artículos que se publican, vociferan la importancia de mantener las cosas frescas e interesantes. Si bien es cierto que probar cosas nuevas es una buena manera de evitar que las cosas se tornen aburridas, puede ser aún más importante desarrollar tradiciones y rutinas. Piensa en tu camiseta preferida. Es suave, perfectamente amoldada, se ajusta correctamente y te hace sonreír cada vez que la vistes. Las tradiciones dentro de una relación son iguales que esa cómoda camiseta preferida. Ya sea una cita nocturna semanal, un apodo dulce o un saludo especial, las tradiciones sirven como un recordatorio de la historia compartida y los buenos tiempos.

Escucha primero, reacciona luego: La falta de comunicación, los desacuerdos y los argumentos son parte de todas las relaciones. Cuando tu compañero/a y tú, no se están mirando a los ojos es tentador querer defenderte y que tu opinión sea escuchada, no importa cuán fuerte necesites hablar sobre el otro. En lugar de convertir una diferencia de opinión en un partido de gritos, da un paso atrás, disminuye la velocidad y escucha. Escuchar verdaderamente significa pensar en lo que tu pareja tiene para decir, en lugar de formular tu respuesta mientras hablan. Después de escuchar realmente, tómate un momento para considerar tu respuesta antes de dejar escapar lo primero que viene a la mente.

Esto te permite centrarte en lo que realmente necesita ser dicho, en lugar de reaccionar simplemente y dejar que un tormento de emociones lo guíe fuera del tema. Si las emociones del momento todavía se sienten demasiado abrumadoras para una discusión racional, deja la conversación hasta que te hayas calmado. Podrías encontrar que el tiempo para pensar puede convencer a uno o a ambos de disculparse, o al menos seguir adelante, en lugar de luchar contra él.

Obtén ayuda de expertos: No importa lo duro que trabajes, las relaciones pueden ser difíciles de navegar por tu cuenta. Nuestros asesores pueden proporcionar una visión y orientación que podrían revelar nuevos aspectos de tu relación, aclarar la confusión y echar una luz sobre las opciones para mejorar y mover tu relación hacia adelante. En lugar de adivinar tu camino para mejorar tu relación, trabajar con un asesor es como hablar con un experto y un amigo a la vez.