/

Cómo lidiar con las relaciones de ruptura y reconciliación

Cómo lidiar con relaciones de ruptura y reconciliación

No hay nada de raro en la relaciones que se basan en un patrón de ruptura y reconciliación. Muchas personas se sienten atrapadas en el círculo vicioso de una relación amorosa donde por momentos está todo bien y, por momentos, todo mal. Un día estás perdidamente enamorado y, al día siguiente te enfadas y lo único que deseas es alejarte de él, todo para que en cuestión de horas, días y semanas vuelvan a estar juntos. Resulta muy difícil soltar a la persona para siempre, son muy profundos los sentimientos que tenemos por ella y más difícil aún encontrar una manera para que la relación funcione. La relación yo-yo no sólo afecta la conexión que hay con uno mismo, sino con nuestro propio bienestar y salud mental.

 

A veces, las relaciones son intermitentes desde el principio. Viven encuentros muy pasionales por semanas y luego, de repente, se distancian, cancelan planes, y no se vuelven a llamar o a escribir. Se sienten heridos, frustrados, confundidos y cuando están a punto de lamentarse por la pérdida de la relación vuelven a escena pidiendo perdón, disculpándose de corazón y dando explicaciones que, a simple vista, parecen lógicas- drama familiar, problemas personales, miedo al compromiso. Vuelven a aceptarse en sus vidas, sin embargo, siguen sin poder comprometerse y caen nuevamente en la misma relación yo-yo.

 

Quizás has estado en una relación basada en el amor y en el compromiso durante meses o años y, de repente, algo cambia. Comienzan a pelear más, se critican uno al otro, hieren sus sentimientos hasta que llega un momento en que uno de los dos se da por vencido y abandona la relación. Sin embargo, siempre vuelven a estar juntos.  Se disculpan, vuelven a comenzar la relación, prometen dar lo mejor de cada uno, se convencen de que tomaron la mejor decisión para su pareja porque entienden que todas las relaciones atraviesan situaciones difíciles y que el amor que se tienen es lo suficientemente fuerte como para superar cualquier tipo de situación y avanzar en la relación, hasta que todo vuelve al mismo punto de partida.        

 

Cada vez que terminas la relación, el vínculo que tienes se torna cada vez más delgado, la confianza se va debilitando y las personas salen de la situación cada vez más lastimadas, a veces de manera irremediable. Entonces, porqué seguir en un círculo vicioso que lo único que nos produce es dolor y preocupación. Los psicólogos afirman que se debe a un proceso llamado refuerzo intermitente. Se basa principalmente en recibir una recompensa, sin embargo, no siempre sucede. Seguimos apostando a la relación con la esperanza de recibir como recompensa el deseo y la atención de nuestro amante, por ejemplo, en lugar de un castigo. Así como un refuerzo positivo, regresamos para obtener algo gratificante, a pesar de que no siempre tengamos la garantía de recibir la recompensa que anhelamos.

 

Todos somos diferentes. Algunas personas no responden al refuerzo intermitente y otras, por el contrario, se sienten constantemente atrapadas en ello. Se necesita coraje y confianza para dar un paso al costado en una relación que no funciona incluso cuando les hace falta tiempo para madurarlo. No queremos abandonar la pareja. Lo amamos y no queremos sentir el dolor que nos pueda causar una separación permanente por lo que elegimos soportar el dolor y la incertidumbre de una separación momentánea aun cuando nos haga sentir mal por momentos. Sin embargo, toda ruptura nos produce estrés psicológico y nos hace sentir insatisfechos.

 

Romper con ese círculo vicioso de una relación de “idas y vueltas” hace que nos replanteemos el motivo por el cual sigue sucediendo. Padeces trastornos de personalidad? Quieren cosas diferentes? Uno de los dos no puede comprometerse totalmente con la relación? Las relaciones necesitan tener un diálogo claro y abierto. Esto significa hablar de los problemas de pareja con un asesor o terapeuta. Si deseas que funcione, ambos deben reconocer cómo sus acciones, creencias y conductas afectan la relación y hacer un esfuerzo consciente para trabajar en los problemas que han sido traumáticos en el pasado. Puede valer la pena considerar si la relación es realmente saludable para ti o si ya es momento de terminar con ella de una vez por todas.