/
60% descuento en la primera sesión - valor máximo $25 Selecciona el cupón y obtén la mejor lectura que alguna vez hayas experimentado! Elige a tu Psíquico

Cómo lidiar con el chisme

Cómo lidiar con el chisme

La mayoría de nosotros, en algún momento de nuestras vidas, hemos estado envueltos en rumores. Tal vez hayas escuchado ocasionalmente cuando un colega tenía algún chisme personal para contar de otro colega de la oficina. Quizás fuiste tú el que le pasaste a alguien más ese chisme que escuchaste o el que comenzaste con el rumor.

En cualquier caso, hablar de otras personas a sus espaldas es algo bastante tóxico. Lo que parece ser una charla inofensiva puede convertirse en una conversación maliciosa que se puede propagar como un incendio forestal y causar mucho daño en su camino. Cuando criticamos a los demás, lo único que hacemos es dañar la imagen de una persona con la única intención de burla o goce propio.

Está en nuestra naturaleza humana hablar sobre los demás, y la realidad es que existe una línea muy fina entre hablar y criticar o burlarse de los demás.  

Si te sientes preparada para dejar atrás el rumor, entonces continúa leyendo.

Cuando alguien te comente algún rumor

Todos hemos conocido a algún chismoso. Puede ser un amigo, un colega o un compañero de clase. Tal vez tengan una habilidad especial para conseguir información que no deberían conocer o tienen el hábito de hablar mal de los demás. Normalmente, los chismosos son personas con baja autoestima que se fortalecen hablando mal de los demás. Algunas personas usan el chisme como moneda social, intercambiando consejos por un poco de popularidad.

Independientemente del motivo que los lleva a criticar a los demás, tú puedes ponerles un punto final usando alguno de los siguientes consejos:

  • Cambia el tema de conversación. Cuando una persona comienza a hablar pestes de otra, dirige la conversación hacia otra dirección. Comienza a hablar del aspecto positivo de la persona a la cual se está criticando o elige un tema de conversación completamente nuevo y diferente. Incluso intenta felicitar a la persona que critica- porque a alguien con inseguridades propias, le puede ayudar volver a concentrarse en un tema más positivo.

  • Enfréntalo. Si cambias el tema de conversación y no funciona, o estás harto de que siga criticando, no te quedes callado. Dile con calma que prefieres no hablar de las personas que no están presentes o hazle saber que la conversación para ti se convirtió en chisme  y prefieres hablar de otra cosa.

  • Vete. Cuando haz hecho todo lo posible y nada resulta, lo mejor es alejarse de los chismes. No participes de la conversación y evitarás el problema.

Cuando eres tú el que critica a los demás

Lo más probable es que no muchas personas puedan afirmar que nunca han hablado mal de alguien. Todos, en algún momento, nos hemos tentado y no hemos podido evitar compartir información valiosa, o nos hemos sentido tan frustrados que hasta hemos hablado mal de un  amigo o compañero de trabajo a sus espaldas.

Si estás intentando romper con el hábito de los chismes, piensa en el riesgo que implica. Si no puedes guardar un secreto, no esperes que nadie confíe en ti. Y no te sorprenda si ganas mala reputación por hablar mal de otros. El chisme tiende a hacerse piel en la persona que lo divulgó. ¿Realmente deseas que los chismes terminen en ti, ya sea en un entorno social o profesional?

Antes de chismosear, detente y piensa en la persona que está más allá del chisme. ¿A quién le estás haciendo daño con tus chismes? ¿Y qué crees que ganaras con los chismes? Lo más probable es que el riesgo no valga la pena.

Cuando el rumor es sobre ti

Si alguna vez has sido objeto de chismes, sabes cuánto duele. O estás descubriendo que tu confianza ha sido traicionada o que se está diciendo algo negativo sobre ti. Es comprensible que tu primer instinto sea enfrentarte a los rumores.

Por mucho que desees mitigar cualquier daño que puedan causar los chismes, lo mejor es restarle importancia, ser indiferente. Tómate un tiempo para dejar que tus emociones se apaguen abordar el tema con una mente clara y tranquila. Una vez que hayas superado el dolor inicial, estarás más preparada para lidiar con el chisme sin empeorar la situación.

A veces, la mejor solución es ignorarlo, mantener la cabeza en alto y dejar que el tiempo se ocupe del resto.