/

6 beneficios de pasar tiempo al aire libre

6 beneficios de pasar tiempo al aire libre

El día 22 de abril, individuos, compañías y organizaciones de todo el mundo se sumarán a una convocatoria por el Día de la Tierra, con el fin de reconocer y luchar por los intereses del medio ambiente. Independientemente si eres un ambientalista o una persona que sólo se dedica al reciclado, todos coincidimos en que un planeta saludable nos aporta muchos beneficios. Sin embargo, llevar un ritmo de vida tan vertiginoso, enfocado en la tecnología, puede hacernos perder de vista todo lo que la Madre Naturaleza hace por nosotros.

Vivir rodeados de naturaleza tiene varios efectos positivos en nuestra salud física y mental.

Un estudio reveló que algunos participantes manifestaron una sensación de bienestar, mayor energía y menor estrés a partir de un desafío al aire libre que consistió en pasar media hora en un lugar verde todos los días durante un mes.

En Japón no es una novedad. El concepto de Shinrin-yoku, o “baño de bosque” ha sido un método de prevención de salud ampliamente utilizado desde la década de los 80. El baño de bosque hace referencia al acto de rodearse de naturaleza, conectar con ella a través de todos nuestros sentidos. Uno puede bañarse en el bosque simplemente sentándose en silencio rodeado de árboles.

¿Estás preparado para el Shinrin-yoku? Debajo encontrarás seis beneficios increíbles que podrás obtener si pasas más tiempo en contacto con la naturaleza.

1. La naturaleza puede disminuir los signos del estrés
Pasar tiempo rodeado de la naturaleza desencadena una respuesta fisiológica en nosotros- disminuye los síntomas físicos del estrés. Estudios han demostrado que estar en contacto con espacios verdes, ya sea en parques o bosques, puede disminuir el ritmo cardíaco, la presión sanguínea, inclusive el nivel de la hormona del estrés en el cuerpo.
Los investigadores atribuyen este efecto, parcialmente, a la disminución de contaminación acústica que se produce en áreas verdes. La razón por la cual las personas escuchan los sonidos que provienen del murmullo de los arroyos y del canto de los pájaros es para relajarse.

2. La naturaleza puede aliviar la ansiedad y la depresión.
Así como la naturaleza puede disminuir el estrés físico, también puede aportar valiosos beneficios al estrés mental. Se ha demostrado que vivir cerca de espacios verdes y pasar tiempo allí mejora la salud mental aliviando los síntomas de la depresión y la ansiedad. Un estudio reveló que las personas que vivían a un kilómetro de un espacio verde eran menos propensas a padecer depresión y ansiedad que aquellas que vivían a una distancia mayor de parques o zonas de muchos árboles.

3.La naturaleza puede fortalecer el sistema inmunológico
Estudios han demostrado que las personas que habían pasado tiempo en contacto con la naturaleza experimentaron un aumento de un tipo de glóbulo blanco que es vital para el correcto funcionamiento del sistema inmunológico. Esto significa que las personas que concurren con frecuencia a lugares verdes tienen menos probabilidades de enfermarse.

4. La naturaleza fomenta la actividad física
Si concurres a parques y zonas de muchos árboles, tienes más probabilidades de estar en forma. Un estudio reveló que vivir cerca de espacios verdes motivaba a las personas a realizar actividad física, incluso cuando no solían practicarla en esos lugares.

5. La naturaleza puede estimular el pensamiento creativo
Si estás buscando sacarle el jugo a tu creatividad,  sal al aire libre! Investigadores enviaron excursionistas al bosque durante cuatro días y evaluaron, a su regreso, sus habilidades para resolver problemas y capacidades creativas. Luego de haber pasado cuatro días en contacto con la naturaleza, llegaron a la conclusión que dichas habilidades mejoraron de manera significativa.

6. La naturaleza puede mejorar la calidad del sueño
Cuando pasamos mucho tiempo frente a una pantalla nos exponemos a una gran cantidad de luz artificial. Como consecuencia, empezamos a tener problemas con la melatonina, hormona que nuestro cuerpo libera cuando oscurece. Puedes ajustar tu reloj biológico, haciéndote una escapada de fin de semana a un lugar rodeado de árboles. A través de un estudio se observó que  personas que habían acampado un par de noches en el bosque se quedaron completamente dormidas, se levantaron antes y experimentaron un aumento en la melatonina, incluso después de regresar a sus casas.

Ahora que sabes cómo la naturaleza impacta positivamente en ti, es tiempo de disfrutar de lo grandioso que es estar al aire libre. Eso no significa que debes emprender una caminata por un sendero boscoso (aunque es, definitivamente, una opción). Pasar algo de tiempo en contacto con la naturaleza es tan simple como sentarse debajo de un árbol en tu horario de almuerzo, hacer jardinería en tu patio o balcón, o simplemente caminar por la plaza de tu barrio. Cualquiera que sea la forma que elijas para pasar tiempo en contacto con la naturaleza, asegúrate de apagar tu teléfono y relajar tu mente para entrar en sintonía con ninguna otra cosa que no sea la naturaleza.