/

5 formas de mejorar tu autoestima corporal

5 formas de mejorar tu autoestima corporal

Si no te gusta lo que ves en el espejo, no te sientas mal porque no estás sola, ni tampoco eras la única en sentir de ese modo. Una imagen propia degradada, falta de confianza y baja autoestima son algunos de los rasgos compartidos entre muchos de nosotros. Si fuera un mundo perfecto, todos nos veríamos a nosotros mismos a través de una maravillosa lente que nos devuelva una imagen llena de amor y aceptación. Sin embargo, en nuestra realidad, esa lente está nublada por burlas pasadas, la intimidación o el abuso, personas que critican y juzgan, relaciones negativas, medios de comunicación poco realistas y más.

Nos sentimos presionados a lucir de cierta manera por influencias internas y externas y nos sentimos mal con nosotros mismos cuando no alcanzamos ese ideal. Nos vemos a nosotros mismos como demasiado gordos, demasiado delgados, demasiado bajos o demasiado altos. Queremos cambiar nuestro cabello, nuestra nariz, nuestros ojos o el mentón. Nos miramos al espejo y vemos todo lo que nos disgusta de nosotros mismos, incluso cuando no hay absolutamente nada de malo en nuestra apariencia.

Es hora de poner fin a esa autocrítica y comenzar a mejorar nuestra imagen propia corporal. Así es cómo lo lograremos:

1. Evita a las personas con críticas permanentes y tendenciosas ¿Conoces a esos "amigos" que siempre encuentran una manera de señalar tus defectos o de regalarte un cumplido con doble sentido? Es hora de tomar distancia de esos amigos falsos y de rodearte de personas positivas. Quédate con las personas que te alientan y apoyan en lugar de las que dañan tu autoestima y te deprimen.

2. No te compares. Cuando te sientas insegura de tu propia apariencia, es fácil notar los rasgos positivos de todos los demás. ¿Te encuentras deseando tener el hermoso cabello de tu hermana o la delgadez natural de tu amiga? Es probable que también tengan cosas sobre sí mismas que no les guste. Dejar de enfocarte en la apariencia de los demás hará que no te enfoques en tu propia apariencia tampoco.

3. Deja de ser negativa. Esto puede ser difícil, pero es hora de dejar de hablar mal de cómo se ve la gente. No participes en conversaciones negativas sobre la apariencia de las personas, sin importar si se trata de ti mismo o de otra persona. En ese mismo sentido, intenta desterrar los pensamientos negativos sobre tu aspecto físico. Cuando te descubras pensando mal sobre tu apariencia, enfócate en algo positivo. Mantén una lista actualizada de las cosas que te gustan de ti misma y regresa a ella cuando estés negativa. Silencia a tu crítico interno y despierta a tu admiradora personal.

4. Sé amable contigo misma. El cuidado personal puede ayudarnos a sanar por dentro y por fuera. Es un componente clave de nuestro bienestar. Cuida tu cuerpo y mente. Regálate un spa o disfruta de un lujoso baño en casa. Llévate al cine. Disfruta de un poco de compras terapéuticas. Lee un libro inspirador. Disfruta de algunas actividades y pasatiempos que disfrutas y que te hacen sentir bien contigo misma.

5. Encuentra tu propósito. Concéntrate en algo que no esté relacionado con tu aspecto. Sé voluntario en una causa que te inspire. Involucrate en algo creativo. Descubre un nuevo hobby. Piérdete en algo que encienda tu pasión y te haga sentir bien contigo misma.