/
60% descuento en la primera sesión - valor máximo $25 Selecciona el cupón y obtén la mejor lectura que alguna vez hayas experimentado! Elige a tu Psíquico

4 secretos para aceptar las críticas con gracia

4 secretos para aceptar las críticas con gracia

La crítica duele. A menos que la crítica provenga de una persona que tiene la particular habilidad de ser carismática y amable a la vez, la mayoría estamos de acuerdo en que recibir críticas es una experiencia bastante desagradable para cualquiera de nosotros. Incluso a los que parecen ser más insensibles a ellas alguna vez han recibido alguna en algún momento de sus vidas que les ha afectado. Las críticas las puedes recibir en cualquier parte: en un ensayo universitario, durante una reunión de trabajo, en el hogar o a través de las redes sociales. Ser capaz de manejar las críticas es una habilidad muy importante, pero no es una lección fácil de aprender.

Cuando la crítica no es constructiva, son meramente negativas, puede ser un duro golpe para tu autoestima y te pueden afectar por mucho tiempo a nivel emocional. Sin embargo, incluso cuando te enfrentas a una crítica constructiva, puedes sentirte lastimado y a la defensiva. Si sientes que por momentos no puedes superar la tentación de insultar o enfadarte, los siguientes consejos pueden ser de gran ayuda para que puedas ver las críticas desde otra perspectiva.

1. No reacciones de manera impulsiva

Has pasado todo el día cocinando para una gran cena familiar y de lo único que se percata tu cuñada es de una mancha en su copa de vino. ¿Quién no estaría tentado de decirle qué puede hacer con su copa? Si bien no mereces las críticas después de todo tu arduo trabajo, explotar frente a toda tu familia tampoco solucionaría nada. Tienes que mantener la calma, apartarte por un momento y respirar profundo. Una vez que hayas logrado sosegar la mente, puedes volver a analizar cómo te sientes y qué medidas, si corresponde, deberías tomar.

2. No te lo tomes como algo personal

Luego de hacer una presentación en el trabajo, uno de tus colegas critica tus habilidades de oratoria en público. Te duele escucharlo, sin embargo no se trata de tomarlo como algo personal. En primer lugar, ten en cuenta la fuente de la crítica. ¿Está de mal humor tu compañero de trabajo o es una persona negativa? Algunas personas son demasiado críticas por naturaleza. Es posible que no se den cuenta de cómo les puede afectar a los demás o simplemente no les importe en absoluto. En cualquier caso, se trata de ellos, no de ti. Si te resulta difícil escuchar las críticas constructivas, concéntrate en la acción que te critican. Tal vez, necesites trabajar más en  tus habilidades de oratoria, pero eso no significa que haya algo malo en ti como persona.

3. Demuestra ser tú mejor persona 

Cuando encuentras que es muy difícil resistir a la tentación de reaccionar ante las duras críticas, intenta un enfoque totalmente diferente: ¡dí  gracias! Es un método muy efectivo para hacer frente a la crítica deconstructiva. Si alguien te hace una crítica con crueles intenciones solo por el hecho de ser malo, contraataca con amabilidad. Claro, es doloroso escuchar lo que dicen, pero las falsas críticas no merecen ni una pizca de tus emociones. Da las gracias y sigue adelante: no pierdas más tiempo pensando en ello.

4. Aprende de la situación

Incluso cuando las críticas se hacen con amabilidad y respeto, no siempre te sientes bien al recibirlas. Quizás pasaste horas trabajando en ese ensayo universitario y la devolución que recibes está cubierta de correcciones y críticas del profesor. Es parte de su trabajo marcarte tus errores para que puedas hacerlo mejor la próxima vez que hagas una entrega. Esta crítica es una experiencia de aprendizaje e incluso las cosas más difíciles de escuchar nos pueden enseñar algo. Si puedes contener esa primera reacción, a menudo encontrarás algo de verdad en cada crítica, sea constructiva o no. En lugar de dejar que toda esa situación te desaliente, mira las críticas como una oportunidad para crecer y mejorar.